9.12.10

Once


Hace ya un tiempo que vi Once, un regalo de película para quien en algún momento se haya sentido atrapado por la fuerza y pasión de la música. Interpretada por los músicos Glen Hansard y Markéta Irglová, la banda sonora es memorable, llena de sensibilidad, autenticidad e inteligencia. Y como muestra, la oscarizada "Falling Slowly".


I don't know you
But I want you
All the more for that
Words fall through me
And always fool me
And I can't react
And games that never amount
To more than they're meant
Will play themselves out

Take this sinking boat and point it home
We've still got time
Raise your hopeful voice you have a choice
You've made it now

Falling slowly, eyes that know me
And I can't go back
Moods that take me and erase me
And I'm painted black
You have suffered enough
And warred with yourself
It's time that you won

Take this sinking boat and point it home
We've still got time
Raise your hopeful voice you had a choice
You've made it now

Take this sinking boat and point it home
We've still got time
Raise your hopeful voice you had a choice
You've made it now
Falling slowly sing your melody
I'll sing along


(Y aquí una traducción)

8 comentarios:

Kurtz dijo...

No he visto la peli, pero le tengo ganas. Y más ahora.
Saludos.

JL dijo...

Ayer pude terminar de ver esta maravillosa película, un descubrimiento que te debemos.
Tanto la música como los personajes me gustaron mucho y los paisajes y lugares me recordaron el viaje a Irlanda que hice hace 3 años. Allí la música es algo que lo impregna todo, además de las Guinness... :))

Un abrazo.

Anónimo dijo...

¿Es verdad que te gusta verte hundida
en el mar de la música; dejarte
llevar por esas alas; abismarte
en esa luz tan honda y escondida?

:*)

Marta G.Brea dijo...

... es verdad!

:*))

raysharp dijo...

me gustaron mucho la peli y la musica

Tóxico dijo...

Gran película y banda sonora. Me sorprendió muchísimo cuando la vi :D

Kurtz dijo...

El otro día vi esta película y me acordé de esta entrada. Sin duda, una película muy buena.
Saludos.

Caperu dijo...

Una delicia de película, de verdad.