2.6.08

Mamá Lola, mi abuela

Mamá Lola con mi prima Paula y mi hermana Merce
Una experta pelando patatas

Así se llamaba mi abuela materna, Mamá Lola. Esta mañana se nos ha ido, en silencio, como un pajarito, a ese lugar que me cuesta un mundo creer. Ojalá exista y la pueda volver a besar y abrazar cuando me toque a mí la hora. Me doy cuenta de que la muerte sólo puede ser encarada cuando un ser querido muere, y cada instante de la vida es un paso hacia ese inexorable final. Quizá no quiera ser consciente de esa tragedia, porque eso supondría asumir mi propia soledad.

Mamá Lola cumpliría en septiembre 96 años. Fue fuerte como un roble toda su vida, sacando adelante a ocho hijos, haciéndose cargo de la casa y del negocio familiar al mismo tiempo. Una todoterreno, el mejor ejemplo de abnegación, dedicación, vitalidad, simpatía, generosidad y sencillez que he conocido nunca. Se va una gran mujer, de las que no hay o quedan muy pocas, mi madre entre ellas, y se lleva consigo parte de mi infancia y juventud, parte de mi vida en suma.

Recuerdo las largas vacaciones, tanto en verano como en invierno, en la casona vieja y enorme de Cruces. Era la que unía a la familia, más de 20 nietos y casi 20 bisnietos. Bien podíamos dormir allí 20 personas, y por el día comíamos a menudo 20 más. Qué días tan felices, cuántas risas, cuántas fiestas y juegos... Sin horarios ni obligaciones ni preocupaciones.

Ojalá conservemos siempre esa casa y sigamos yendo en su honor, manteniendo siempre vivo su recuerdo. Qué delicia escucharle sus historias de juventud, cómo se enamoró de Papá José, cuántas batallas tuvo que bregar... Quién va a supervisar ahora la elaboración de filloas y caldos... Una de sus frases preferidas: "Traballa! Que tes bo lombo" ("Trabaja! Que tienes buena espalda"), nos la repetía sin éxito ninguno.

Infinitas gracias Lolita, por todo lo que me has aportado, a mí y a todos los que te rodeamos y nos viste crecer. Y otras tantas gracias a Milú, Lidia, Elvira, y sus hijos por cuidarla tan maravillosamente bien en sus últimos años.

¿Quién me va a llamar ahora Martavela si Elías también se fue? ¿Quién me va a calentar ahora las manos con las suyas? TE QUIERO...

"Como te ves me vi, y como me ves te verás", gracias Lidia por recordarlo.

33 comentarios:

Marquitos dijo...

Tendrás que acostumbrarte a no oir lo de Martavela. Nosotros sólo sabemos llamarte Martiña, o Loca, o simplemente sonreimos cuando apareces.
Y respecto a las manos... bueno, tampoco podemos solucionarlo. Pero se me ocurre que si mañana, al verte, te abrazamos quizás el frío se vaya.

Es curioso, ¿que sería lo que te enseño tu abuela para que todos te queramos tanto?

Eduardo Manzana dijo...

Por desgracia yo no puedo abrazarte...
pero te mando el abrazo mas grande que te puedan dar....

como duele a los que nos quedamos.....

UN BESO GRANDE.....

israel yojimbo nava dijo...

Un abrazo.
Ánimo.

IVAN REGUERA dijo...

A veces, entre asuntos políticos, culturales, golfos o intrascendentes se cuelan posts como este en la blogosfera.

Con una muerte real, una mujer real que parece haber sido grande.

Me has puesto triste, pero me encanta que hayas escrito esto por ella. Besos y mi pésame.

Ferran dijo...

No hay juego de palabras posible cuando la Muerte muerde a un ser querido.
Lo siento. Un beso.

Andrés dijo...

Te acompaño en el sentimiento.

Yo a dos de mis abuelos, los vi morir en casa practicamente, a los otros dos, ni los pude conocer.

Siempre te acordarás de ella y sabes que te estará llamando Martavela, allá dónde estea...

Besos muy grandes Martavela

anxela dijo...

52, 63, 94, 96… nunca son años suficientes para una vida, pero estoy segura de que para Mamá Lola, 8 hijos, 20 nietos y casi 20 bisnietos fueron razones desbordantes para hacer que mereciese la pena.
Los desplantes de la vida nos hacen vulnerables y nos recuerdan que aquí sólo estamos de paso… nuestro éxito: hacer que algún corazón sonría al pensar en nosotros cuando ya no estemos y, a juzgar por las palabras que le dedicas a tu abuela, Mamá Lola es una triunfadora.
Sólo puedo decir que lo lamento y enviarte en este paquetito un poco de energía. Me gustaría asegurarte que el vacío y el dolor desaparecerán, pero su olor no dejará nunca de conmoverte, y eso en cierto modo la mantiene viva; verás que todo se convierte en una fuerza arrolladora. Mientras tanto, en esta ventana veo que se reúne mucha gente a la que el corazón le sonríe gracias a ti, así que creo que vas por buen camino. Un beso Martiña

Duende dijo...

Que la tierra le sea leve.
A recordarla con cariño,
Un beso muy fuerte Marta..animo

Rober Solsona dijo...

Al final solo nos quedan los recuerdos...con una sonrisa al acordarnos de ellos...
Besos y un fuerte abrazo Marta

Irreverens dijo...

Seguirá viva en tu recuerdo. Y no es un topicazo. ES muy cierto. Yo a veces medio hablo con mi abuela materna, sobre todo cuando estoy en la cocina y algo me recuerda a ella de repente.

Y por supuesto, siempre me la imagino riendo.
:))

Un beso enorme para ti y otro para mamá Lola.

Tomas R dijo...

Te acompaño en el sentimiento y desearía profundamente darte en persona un beso y un fuerte abrazo...

Las personas mayores siempre son sabias por naturaleza... cuántas veces no me han dicho eso de "traballa que tés lombo!".

Siempre te quedará su recuerdo, las cosas buenas y un día os encontraréis ahí arriba, seguro.

¡Un fuerte abrazo, Marta!

winfried dijo...

Martica,

Lamento el fallecimiento de Mama Lola, que linda abuelita se ve que fue, que bonitos recuerdos te quedaran por siempre.

No estas sola, aqui estamos contigo y te queremos mucho!

Bicos

Montse dijo...

Un precioso homenaje a Mamalola.
Sabes donde nos tienes, Biquiños.

Paloma. dijo...

Hola Marta, al leer lo que pones me traslado directamente al día 4 de mayo del año pasado cuando se fue mi abuelita (con 103 años), aun no puedo escribir ni hablar ampliamente sobre ello, te mando un afectuoso y cálido abrazo. tus fotos lo dicen todo.
besos.

Ad astra per aspera dijo...

jo, martiña, te leía y no dejaba de recordar a mi abuela, seguramente la persona que más he querido en mi vida. Murió hace años. Piensa a pesar de que ahora sea difícil la suerte que has tenido de tenerla tanto tiempo. Te quiero mucho.

Anónimo dijo...

jo mata...matita...cómo eres..preciosa la descripción de la vida y carácter de mamalola.y como decía ella "como te ves me vi, y como me ves te verás". ai...cómo era mamalolita. lidia

Kai Försterling dijo...

Un fuerte abrazo.

Anónimo dijo...

Qué bonito, Martita, lo que dices de Mamálola. Soy tu tía Ana. Y me acabo de enterar del blog que creó Ester de la familia Cacharela, pero no he podido entrar. Sin embargo, sí pude entrar en tu blog y me gustó mucho. Seguiré entrando de vez en cuando.... Eres una gran escritora, sabes trasmitir los sentimientos. Yo no me manejo mucho en este mundo electrónico de los blogs, pero todo es empezar. Un besazo, Ana

Anónimo dijo...

Hola MArta soy Elvira, muchas gracias por nombrarme en tu tan bonito texto. Tienes un corazon tan grande como el de mamalola estoy orgullosa de ti. besiños. Elvira

RAÚL dijo...

me parece un homenaje precioso, la verdad. entrañable.

Anónimo dijo...

Martiña, cuanto lo siento. Todo lo que dejó lo recoges tu con inmenso amor. Todo lo que fue, lo simplificas tu con una de tus eternas sonrisas. Su dulzura es la tuya, tu entrega es la suya, su bondad la tienes grabada en la piel. ánimo y todo mi cariño desde la capital. Me hubiese encantado estar a tu lado y enterarme antes. Como voy con retraso, que sepas que lo siento doblemente. Tal personaje fue la abuela, tal herencia queda en la nieta. Toma mi abrazo.

Marta G.Brea dijo...

Markitos, soy yo la que sonrío cuando apareces tú o Laura, y si coincidimos los tres ya ni te cuento, es ya una costumbre, por eso me alegró tanto la previ de los bomberos. Gracias por el abrazo y por todo. Mañana toca Cíes, qué guay!

Edy, tan lejos pero tan cerca. Me ha llegado y es mutuo!

Nava, otro para ti! Espero ir pronto por Coruña y avisarte, vale?

Iván, es curioso, casi nunca pensamos en la muerte hasta que nos roza, yo al menos, pero es real y nos iguala a todos. Me reconfortan tus palabras, como siempre. Mima mucho a tus Margaritas!

Ferran, gracias de corazón! Otro beso para ti.

Andrés, yo también me he quedado huérfana de abuelos, lo siento por ti. Me alegra verte siempre por aquí, a pesar de que yo prácticamente no tenga tiempo para comentar.

Anxela, bienvenida! Qué entrañable comentario, infinitas gracias. Mamá Lola era una mujer increíble, de las que dejan huella, y con una fe inquebrantable en sí misma y en todo lo que le rodeaba. Te tengo que pasar una foto que te hice in fraganti el otro día sin que ninguna de las dos nos diésemos cuenta, y espero que nos veamos pronto. Otro beso para ti!

Duende, breve pero llegando al corazón. Con cariño siempre. Mil gracias!

Rober, lo bueno también es compartir esos recuerdos. Mi abuela unía a la familia, y ahora que no está nos encontramos todos un poco perdidos, quizá por eso hoy mismo todos los primos hemos creado un blog familiar, para plasmar precisamente esos recuerdos. Petons i una forta abraçada!

Irre, yo sí que siempre te imagino sonriendo a ti :)) Qué bueno eso de hablar con tu abuela, el vínculo está claro que nunca se pierde.

Tomás R, sinceramente espero que lo que dices sea posible. Otro fuerte abrazo para ti!

Win, eres un amigo de verdad! Atlanta la siento como Valencia, muy cerquita, muy cerquita del corazón. Gracias por estar ahí, y por todas tus palabras, siempre!

Montse, el domingo nos vemos, hay que soplar la única y primera velita de Juan!

Paloma, una alegría haberte conocido, siento mucho lo de tu abuela. Te envío yo también otro cálido abrazo.

Astra, yo también te quiero, lo dejamos en tablas, vale?

Lidia, jo, gracias por recordar esa frase que repetía de vez en cuando, la incluyo en la entrada, te parece?

Kai, otro fuerte abrazo para ti. Y gracias por pasarte, de verdad!

Ana, qué alegría me has dado, te manejas muuuuy bien! Es una maravillosa idea lo del blog familiar, tienes un enlace en este blog en el margen derecho casi arriba de todo. Hablamos... y otro besazo para mi tía coruñesa!

Elvira, ojalá fuese eso cierto, ojalá me acercara... Tu corazón sí que es grande, nadie excepto tú podía cuidar a Mamá Lola tan maravillosamente bien! Biquiños...

Raúl, muy bienvenido! Me alegra que te haya llegado, los sentimientos son universales.

M, me has emocionado, me has hecho llorar, no merezco tan bellas palabras. Cuando vuelvas prepárate para mi fuerte abrazo.

DESEARÍA DAROS A TODOS LAS GRACIAS EN PERSONA Y DE CORAZÓN, A ALGUNOS DE VOSOTROS YA OS LAS DI, Y A LOS DEMÁS ESPERO QUE ALGÚN DÍA SEA POSIBLE. CON ESTA ENTRADA NO PRETENDÍA CONSOLACIÓN, TAN SÓLO RECORDAR A MI ABUELA, NECESITABA DEDICÁRSELA, Y CIERTAMENTE TODOS ME HABÉIS RECONFORTADO, A MÍ Y A MI FAMILIA

Daniel García-Sala dijo...

;-(

Marta G.Brea dijo...

Como dije más arriba, qué cerca siento Valencia, gracias Dani!

Anónimo dijo...

Hola Marta, soy la 24; y estoy super orgullosa de tener una familia adoptiva tan maravillosa, eres un cielo y para lo que necesites aqui tienes una nueva prima. Mamalola esta muy orgullosa de ti, estoy segura. Mil besos y abrazos Uxía

Anónimo dijo...

Hola Marta, me siento muy orgullosa de pertenecer a la familia cacharela. Cuidarla fue un placer porque ella siempre me daba fuerzas para levantarme cada mañana, estaba deseando que fueran las once para verla y abrazarla y recibir todo su amor, que tan pronto veía su carita de angel tenía toda la paz del mundo. Aquí tienes una nueva tía para toda la vida te quiero preciosa Elvira

Marta G.Brea dijo...

Uxía, pues claro que eres una nieta más, y una prima más, así te considero. Mamá Lola estaba orgullosa de todos, estoy segura, y yo de tener la gran familia que tengo, tú y tus padres incluidos. Gracias de corazón, y otros mil besos y abrazos para ti!!

Elviriña, eres un cielo! Me han emocionado tus palabras, ese amor y cariño es el que tú transmites a todos los que te rodean. He perdido a una abuela, la mejor, pero he ganado unos tíos y una prima. Yo también te quiero!

Anónimo dijo...

Hola Marta, una Cacharela más que te manda mil besos. Seguiré de cerca tu blog y tus reflexiones, y también estaré encantada de ayudarte con mis recuerdos acerca ese ser humano tan maravilloso que fue nuestra abuela. Susana

Marta G.Brea dijo...

Susana, qué alegría verte por aquí, somos tantos que pocos saben lo del blog. Mañana te llamo que necesito contarte algunas cosas. Otros mil besos, primita!

Jovekovic dijo...

Un beso muuy fuerte Marta(vela) G.

Marta G.Brea dijo...

Jove, otro para ti!!

YO-soy-YO dijo...

Saludos y abrazo muy muy fuerte ..
Hard Candy

Anónimo dijo...

hola martiña, aunque vaya pasando el tiempo nos seguimos acoradando de ti, y de toda la familia porque el lazo tan fuerte que unio Mamà Lola jamas se rompera, tenemos muchas ganas de veros a todos y volver a pasar un buen día. os queremos Elvira y Uxía.Familia Cacharela cuanto os queromos.