8.11.07

Las mil caras de Claudia


A veces me siento como el cura de mi familia, aunque ahora ya es monseñor Luis, rango al que dudo llegar yo en mi categoría. Luis lleva ya 4 generaciones que nos bautiza, nos bendice, nos entierra y nos casa, bueno, quieto parado, a mí todavía no. Y no le falta trabajo, pues por parte de mi madre son 8 hermanos y por la de mi padre 9, y cada uno de ellos tiene una media de 3 hijos, y muchos de estos primos y hermanos míos ya tienen también su descendencia. Y llegados a este punto conviene aclarar que no somos del Opus.

De toda esta prole tan numerosa, es la leche que sea yo la única fotógrafa (ni siquiera algún aficionado), cuando la mitad de todos ellos son profesores. Por tanto tengo adjudicado ser la fotógrafa oficial de la familia, individual y colectivamente, como Luis en la parte que le toca. Así somos los que más curramos en cualquier evento familiar que se tercie. Y encantados de la vida.

Toda esta disertación viene a cuento porque tuve que hacerle unas fotos carné caseras a mi sobrina Claudia para no sé qué. Necesité armarme de paciencia, pero fue divertido. Ya que en cada clic (y sólo con luz natural), una expresión diferente y espontánea. Una gozada para cualquier fotógrafo.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

hola martuqui, soy tu hermanita desde el insti, me gustaron mucho las fotos de Claudia, y las novedades de tu glob. A ver si de esta vez soy capaz de enviar este mensaje. Me acuerdo mucho de Juan y de su madre. Dale muchos ánimos.

Marta dijo...

Gracias!! Me alegro que por fin lo hayas conseguido. Me gusta eso de "glob". Suena mejor "globosfera" que "blogosfera". Lo llamaré así a partir de ahora en tu honor. Y además viene a cuento con todo eso de la globalización, jejé...

Pues ya sabes, cuando Pedro necesite fotos carné haré lo mismo con él. Si para quieto sentado un minuto, claro.

Y a ver si hermanamos un poquito más y hacemos rabiar a Gus. Pícale, pícale...

Besos

Israel Yojimbo Nava dijo...

Esas fotos son las mejores.

Marta G.Brea dijo...

Me alegro, Israel, que te gusten. Es que es Claudia, la niña más maravillosa del mundo, y la más fotografiada por mí, desde los primeros minutos de vida. Tal es así que hasta se extraña cuando me ve sin una cámara.

BICOS